Usted está aquí

El difícil regreso

Deber cumplido
6 Valoración Mysofa
1 votos
? Valoración Usuarios
0 votos
0 Nota Externa
0 opiniones

El difícil regreso
Crítica de Deber cumplido

Alain Garrido Por Alain Garrido el 10/02/2018 6

Autor de una de las películas más incomprendidas de los últimos años, suyo es el guion de El francotirador (para explicaciones de esta defensa al film de Eastwood lean aquí), Jason Hall debuta en la dirección con Deber cumplido, otra historia basada en hechos reales que ha pasado por las manos de Steven Spielberg y Clint Eastwood. Finalmente, el propio Hall ha tomado las riendas de este drama sobre las dificultades de los militares para volver a aclimatarse a la vida rutinaria y a las relaciones del día a día tras abandonar el campo de batalla.

Un punto de partida nada novedoso que hemos visto decenas de veces en películas y series norteamericanas, aunque el director debutante acierta en la mirada crítica hacia la institución del ejército estadounidense y en la desmitificación de un cuerpo idolatrado por la mayoría de la sociedad del país. Los tres personajes protagonistas se muestran enteros, pero en realidad, están rotos por dentro, desolados por su incapacidad de salir adelante. La soledad emocional será su peor enemigo. No obstante, incluso teniendo pareja e hijos, el porvenir no es nada fácil.

Aunque películas sobre el retorno de soldados de la II Guerra Mundial o Corea ya tuviesen personajes y tramas similares, cabe poner énfasis en que las ficciones surgidas a partir de la Guerra de Irak, con la excelente miniserie Generation Kill a la cabeza, dan mucha importancia al contexto. A los porqués de este conflicto bélico. Quizás absurdo, falsas promesas de patriotismo, ilusión de la –supuesta- América grande. Ya no solo son las vidas de estos soldados que se desmoronan, también lo es la moral de todo un país y la cortina de humo que se les plantó ante sus ojos.

Lástima que Jason Hall no le haya sabido dar a la historia y a sus personajes un tinte más interesante y crear algo más ambicioso. La puesta en escena es muy simple. Un buen elenco y unas partituras de Thomas Newman (¡qué genio es!) adornan una ópera prima correcta, pero plana y de trillado guion

Valoración: 
6