Usted está aquí

Pablo Escobar, ángel o demonio