Usted está aquí

Aventura histórica sin revisionismo

Aventura histórica sin revisionismo
Crítica de Oro

Alain Garrido Por Alain Garrido el 09/11/2017 5

El pasado histórico español es una gran baza a explorar y aprovechar para el audiovisual español, pero no suelen abundar las grandes apuestas cinematográficas en este sentido. Buena parte de las cintas históricas de la filmografía patria se centran en la Guerra Civil y el franquismo, obviando otros momentos históricos clave. Estados Unidos (solo hace falta observar las nominadas al Oscar año tras año), Reino Unido o Francia explotan sus acontecimientos pretéritos sin problema alguno. Por eso, el estreno de Oro es una de las grandes apuestas del cine español este año. Lástima que el resultado sea tan sólido como insuficiente.

La película tiene a un buen director a sus espaldas, Agustín Díaz Yanes, y la colaboración del reputado novelista histórico Arturo Pérez-Reverte, pero el tándem es incapaz de insuflar alma e interés por la docena de personajes principales y secundarios de esta expedición. La tortuosa búsqueda del oro en la selvática América colonizada por el Reino de España es una crónica realista y deshumanizadora de esos viajes, a menudo sin retorno. Ahora bien, Díaz Yanes no construye ningún relato a partir de las vicisitudes de estos machos alfa enfrentados a mil y un problemas. Solo hay supervivencia y traiciones.

Por ejemplo, hubiese sido de agradecer un discurso crítico con el pasado colonial español, porque solo carga contra la ambición y el egoísmo de los personajes, nunca contra la conducta del reino.  La solvencia narrativa del director de la notable Nadie hablará de nosotros cuando hayamos muerto apuntala una buena cinta de aventuras, cargada de ritmo, pero carente de emoción alguna. Todo acontece sin la más mínima implicación con los personajes, todos ellos estereotipados. El buen pulso con la cámara –y un montaje resultón- enmascaran el flojo guion con un entretenimiento efectivo, pero en definitiva, frágil.

El ampuloso y espectacular elenco ayuda a Oro a relucir un poco más entre tanto desatino estructural. Raúl Arévalo, Bárbara Lennie, Antonio Dechent y Andrés Gertrúdix brillan especialmente y los rescatados (¿dónde estaban?) Óscar Jaenada y Juan José Ballesta ofrecen buenas interpretaciones. De temática similar, pero con ambiciones bien distintas, Z: La ciudad perdida brillaba donde más falla Oro, en explicar y ahondar en sus personajes y el contexto. De tema distinto, pero ambición similar, 1898: Los últimos de Filipinas es superior en la épica.

Valoración: 
5