Usted está aquí

Eleanor Coppola puede esperar

París puede esperar
1 Valoración Mysofa
1 votos
? Valoración Usuarios
0 votos
0 Nota Externa
0 opiniones

Eleanor Coppola puede esperar
Crítica de París puede esperar

Virginia Garcia Por Virginia Garcia el 12/06/2017 1

Anne es una mujer casada que un día se va de viaje (inesperadamente) con un socio de su marido, quien deberá llevarla hasta París. Así, lo que en principio supondrían siete horas, se acaba convirtiendo en una aventura de varios días, en los que la protagonista asiste a un despertar de los sentidos y de una parte de su persona hasta ese momento escondida. O eso prometía la sinopsis, pues tampoco vemos en ella un gran cambio, más allá de un cierto ''tonteo'' con él.

Eleanor Coppola se pone al frente de esta especie de comedia romántica, protagonizada por Alec Baldwin (''Bitelchús''), Diane Lane (''Bajo el sol de la Toscana''), Arnaud Viard (''La verdad duele'') y Cédric Monnet (''Par accident''), entre otros.

''París puede esperar'' es una huída de la realidad, en la que los dos protagonistas acaban construyendo una burbuja alejada de todo y de todos. La historia incluye a algún personaje más, pero de manera superficial, y se centra en ellos dos, provocando cierta monotonía y aburrimiento. Por otro lado, en ningún momento sentimos empatía ni emoción por ninguno, son bastante planos y no tienen un algo que enganche. Es más, en ocasiones llegamos a odiar al personaje de Arnoud Viard, pedante y pesado en todo momento.

La película es en sí un viaje por la gastronomía francesa, en la que de vez en cuando se nos cuela algún rincón o paraje galo, aunque cogido con pinzas y de manera muy superficial. Y es que de la hora y media de metraje, el noventa por ciento se centra en la pareja comiendo y bebiendo, un completo sinsentido que amuerma a todo aquel que acuda a verla.

Nos la venden como comedia, aunque de eso tiene bastante poco. Algún golpe simpático y poco más. Además, se intercala con algún que otro episodio dramático y triste, aunque no consiguen despertar ningún sentimiento en el espectador. En general, la película es aburrida, pesada e interminable, siendo lo mejor el instante en el que la pantalla se torna en negro y comienzan a aparecer los créditos finales.

La mujer de Francis Ford Coppola no ha logrado elaborar un conjunto que agrade y suponga un verdadero viaje para los sentidos, algo que podría haber conseguido deteniéndose más en la belleza de los parajes de Francia, así como generando situaciones más cómicas y no tan forzadas entre los protagonistas.

Si bien, lo único bueno del metraje es la banda sonora, bien escogida, así como determinados planos en exteriores. Por lo demás, una auténtica decepción.

Lo mejor: Algún aspecto visual y la banda sonora.

Lo peor: Todo en general.

Valoración: 
1