Usted está aquí

Cuando lo que Dios hace no tiene sentido