Usted está aquí

D’A 2017: Decepcionante ‘Demonios tus ojos’ y fascinación a medias con ‘Le secret de la chambre noire’

'Le secret de la chambre noire’

La nueva película del director donostiarra Pedro Aguilera llega al certamen tras causar sensación en Rotterdam y se estrena el 12 de mayo en los cines de todo el país.

Desde enero, en su presentación en el Festival de Rotterdam, Demonios tus ojos ha generado mucha curiosidad. El D’A nos ha avanzado unos días la ocasión para descubrirla, lamentablemente, el horizonte de expectativas no se ha cumplido. El nuevo trabajo de Pedro Aguilera es un film fallido que acusa de un guion demasiado obvio para una historia que requería un tratamiento mucho más pudoroso y menos transparente en su vertiente más morbosa. Es una lástima porque el director muestra pericia en la puesta en escena, pero las piezas no terminan de encajar.

Para situar, la película narra la perversa e irracional relación entre Oliver, un director español afincado en E.E.U.U., y Aurora, su hermanastra universitaria. Llevan años sin verse, pero entre ellos existe una inusitada atracción. El juego de pasiones y curiosidades voyeurs resulta seductor en distintos pasajes, pero en otros, provoca estupor. El casting, arropados por dos notables protagonistas (Julio Perillán e Ivana Baquero), erra en las elecciones de secundarios con dos rostros tan inexpresivos como incapaces de interpretar una sola línea de diálogo con convicción: Lucía Guerrero y Nicolás Coronado. Demonios tus ojos estaba llamada a ser una de las grandes películas españolas de la temporada, pero un servidor no la ha encontrado en esta.

Estos días, el certamen barcelonés ha recuperado el último trabajo del siempre lúcido Kiyoshi Kurosawa, uno de los directores japoneses más laureados del panorama actual. Le secret de la chambre noire supone el salto al cine internacional, su primera producción rodada fuera de las fronteras niponas y en francés. Una historia de fantasmas, resonancias de la también presentada Personal Shopper de Assayas, sobre el peso del pasado, el amor hacia el mundo analógico difuminado y también la búsqueda de un amor no encontrado en lo terrenal. La película narra la historia de Jean, un joven del extrarradio parisino, que empieza a trabajar para Stéphane, un fotógrafo de la vieja escuela, amante del daguerrotipo y receloso de todo lo digital.

Ambos reflejan su anhelado amor en un fantasma: el primero en la misteriosa hija modelo del fotógrafo y el segundo en su fallecida esposa. Este juego de luces y sombras funciona mejor en la trama secundaria (la de Stéphane) que no en la principal (la de Jean) y, por ello, la cinta se resiente de un guion desacompasado. Además, Le secret de la chambre noire es mucho más hipnótica y cautivadora en su primera mitad y no en un tercio final algo tramposo y previsible. Las estupendas interpretaciones de Tahar Rahim, Olivier Gourmet y el omnipresente Mathieu Amalric junto a la excelente BSO de Grégoire Hetzel apuntalan un film en el que Kurosawa deleita con poderosas imágenes y fascinantes atmosferas. Una historia más pulida hubiese contribuido a encontrar, quizás, la obra maestra del cineasta.

Alain Garrido.

Enviado por: Alain Garrido el 05/05/2017