Usted está aquí

Guillaume Senez ('9 meses'): "Quería despertar la reflexión del espectador sin dar una opinión clara"

Guillaume Senez, director de '9 meses'

El director belga ha presentado en Barcelona  su primer largometraje, una historia de dos adolescentes enamorados que deciden tener el hijo que han concebido pese a la dificultades de su edad.

 

¿Por qué para tu primer largometraje decidiste hablar de dos jóvenes adolescentes que se quedan embarazados?

Porque quería hablar del hecho de ser padre y convertirse en padre. Yo lo he sido, no en la adolescencia (ríe), sino con 28 años, pero quería centrarlo en la etapa de la adolescencia porque es un período muy hermoso para filmrarlo.

Para retratar la adolescencia de hoy en día, ¿te nutriste de un experiencia de antaño o te documentaste sobre como son hoy los chavales de 15 años?

No he vivido casi ninguna de las situaciones reflejadas, pero una vez que tenía la idea de situar la historia en este período, busqué mucha información. También me entrevisté con asociaciones de familias, médicos, psicólogos y chicas adolescentes embarazadas.

La película tiene un aire al cine de los hermanos Dardenne, pero también al cine indie USA...

Ambos tipos de cine me inspiran, claro, y me gustan mucho las películas de los Dardenne, como Rosetta, El hijo o La promesa, pero la principal diferencia es que mi objetivo no es hacer cine social, sino que doy más importancia a la vertiente emocional de la historia y los personajes. 

La película acierta mucho en no juzgar a los personajes, al contrario muestra muchas decisiones y reacciones de los personajes. ¿Es papel del espectador juzgarles?

Sí, muy cierto, este era mi objetivo primordial: despertar la reflexión en el espectador. No quería dar ni un mensaje ni una opinión muy clara, sino que el espectador buscara y encontrara la suya propia con todos los acontecimientos que suceden.

De hecho, al personaje de la madre de Mélanie es muy fácil cruzarla desde el principio...

Es un personaje complejo, aunque veamos poco de ella, se intuye un pasado difícil en su adolescencia. La recepción de cada espectador depende de su propia experiencia y todos los personajes del film, en realidad, lo son (complejos) y cada espectador se identifica con uno u otro. Si a la salida de un pase de la película preguntas a los espectadores qué madre les gusta más, si la de Maxime o la de Mélanie, el 80% optará por la de Maxime, pero un 20% dirá la de Mélanie. Todos tenemos una manera de ver la realidad muy distinta según nuestro recorrido.

El actor protagonista, Kacey Mottet Klein, me gustó mucho en Sister, quizás lo cogiste al verlo aquí. Galatéa Bellugi ha sido todo un descubrimiento. ¿Cómo llegaste a ellos?

Precisamente, supe de Kacey por la propia Ursula Meier (directora de Sister) que me lo presentó. A Galatéa no la conocía inicialmente, antes de los casting. No obstante, lo importante no era encontrar un Maxime y una Mélanie, sino encontrar una pareja, es decir, dos actores con química que se complementaran. En ese sentido, los casting se hacían por parejas y ellos funcionaron muy bien porque Kacey tenía mucho carisma y Galatéa era más tímida. En la pantalla se observa la química que se generó en los castings y el rodaje.

Tu objetivo era rodar una película emocional y ambos se encargan de los protagonistas. ¿Cómo fue trabajar con los dos día a día en el rodaje para lograr la emoción en ellos?

El primer paso es trabajar juntos en la escritura y lectura del guion para encontrar la emoción en cada escena y, a continuación, encontrar la mejor manera para que cada uno encarne su papel a la perfección.

Si los Dardenne no era una referencia tan clara, ¿para la vertiente emocional, cuáles son tus referentes, y no solo para 9 meses sino para tu obra en general?

Sobre todo, las tres películas que más me han marcado: Kids de Larry Clarke, Chungking Express de Wong Kar-Wai y Los que me quieren cogerán el tren de Patrice Chéreau.

¿Qué historias te gustaría contar a partir de ahora, tras tu primer largometraje?

Probablemente, me siga centrando en la paternidad, como mínimo, en mi siguiente película será así. Ya no será en el período de la adolescencia, pero sí sobre la decisión de ser padre y los cambios que conlleva.

Alain Garrido.

Enviado por: Alain Garrido el 07/03/2017
Items relacionados: