Usted está aquí

Americana 2017: Las 5 mejores películas del festival

James White y Christine

Cuatro días de gran cine indie que resumimos en las cinco propuestas favoritas presentadas en esta cuarta edición.

Empecemos siendo francos, no hemos podido ver todas las películas presentadas en esta cuarta edición del Festival de Cine Independiente Nortamericano de Barcelona, conocido como el Americana, pero seleccionamos las cinco películas que más nos han cautivado y emocionado de cuantas hemos visto de la veintena que conformaban la presente edición.

1. Life, Animated (Roger Ross Williams): El director nos presenta a Owen Suskind, un joven que a los 3 años desarrolló autismo, dejando de hablar y retardando su proceso de aprendizaje. A partir de ahí, Owen conoce y descubre el mundo a partir de las películas animadas de Disney y, cuando sus padres ya habían desechado toda esperanza, vuelve a hablar. Y con una frase de Disney. El documental es un testimonio vital sobre el poder del cine y del arte en el proceso de autoconocimiento de un ser humano más allá de toda circunstancia particular, en este caso médica. Una historia profundamente humana, cercana y optimista, que se aleja de todo atisbo de sensiblería -donde hubiese sido fácil caer- y evoca la animación como medio de expresión de la mente. Los pasajes animados son estupendos y ayudan a constatar que Life, Animated es uno de los mejores documentales del 2016.

2. Christine (Antonio Campos): Se podría resumir en dos palabras, Rebecca Hall. Y aunque la actriz londinense está espléndida y sea un placer verla brilla otra vez, cuando, probablemente sea, la actriz más desaprovechada de la última década; reducir la película a ella es no hacerle justicia a este portentoso drama biográfico de Antonio Campos. Crítica con el sensacionalismo en los mass media y la ambición profesional a toda costa (aquí queda emparentada con Nightcrawler), la película repara en el cinismo para elaborar un discurso en la dicotomía entre el querer gustar y el ser fiel a ti mismo. Recrear los espeluznantes hechos reales con la precisión de un thriller de los 70 y el examen a su protagonista es el vehículo perfecto de Campos para finalizar con ese desenlace inolvidable.

3. James White (Josh Mond): No es perfecta, pero sí es la película más conmovedora de esta edición del Americana. Probablemente, también sea la más asfixiante en su crudeza. James White es un joven neoyorquino autodestructivo en un momento vital desgraciadamente trágico: la muerte de su ausente padre y la enfermedad de su madre, el auténtico soporte. Josh Mond aprisiona a James White, nunca lo abandona y conduce al personaje a situaciones límite en un presente devastador. Quizás su amargo desenlace le abra nuevas puertas, pero, por el momento, James no abandona su desasosegante porvenir y parece condenado a una autoflagelación sin fin. Christopher Abbott eleva todavía más el film con su gran interpretación, apoyado en una Cynthia Nixon que quita el hipo.

4. Joshy (Jeff Baena): ¿La nueva comedia indie de amigos treintañeros durante un fin de semana? Esto es. Pero este nuevo trabajo de Jeff Baena gana enteros por su particular sentido del humor y su reelaboración del concepto del duelo a partir de la juerga como venganza del dolor. A saber: Joshy iba a casarse y este fin de semana era su despedida de soltero en una casa alquilada en Ojai, si no fuese porque cuatro meses antes su prometida no se suicidó el día del cumpleaños de él. Reúne todos los lugares comunes del indie USA, pero es tan disfrutable, tiene un elenco tan glorioso -incluidos los jugosos cameos- y, sobre todo, unos personajes tan desprejuiciados que solo puedes rendirte ante una propuesta sencilla y austera, pero efectiva.

5. Certain Women (Kelly Reichardt): Uno de los nombres clave en el panorama del cine indie USA actual es el de Kelly Reichardt cuando con su cuarto film, Wendy & Lucy, conquistó a propios y extraños de su filmografía. Su nuevo trabajo es la historia de cuatro mujeres, divididos en tres segmentos (dos de ellas comparten uno), capturadas en un momento concreto de sus vidas, pero para nada un instante crucial, sino todo lo contrario, la cotidianidad del porvenir de cada una de ellas. Cuatro personajes construidos a partir de miradas, gestos y diálogos en una propuesta marca de la casa que merece un visionado con calma. Probablemente, también merezca un segundo visionado más pronto que tarde. No obstante, desde el inicio, las interpretaciones de Laura Dern, Michelle Williams, Kristen Stewart y Lily Gladstone arrebatan. 

Enviado por: Alain Garrido el 06/03/2017