Usted está aquí

Juho Kuosmanen (El día más feliz en la vida de Olli Mäki): "Los mundos del cine y del boxeo tienen el mismo peso psicológico"

Juho Kuosmanen, director de 'El día más feliz en la vida de Olli Mäki'

Ante el reciente estreno de la película finlandesa El día más feliz en la vida de Olli Mäki, que pasó por los prestigiosos festivales de Cannes y de Sevilla, tenemos la oportunidad de entrevistar a su director, Juho Kuosmanen, para que nos cuente un poco más del trabajo que hay detrás de este proyecto.

De todos los boxeadores, ¿por quéhacer una película sobre Olli Mäki?

En primer lugar, porque es el único boxeador de Kokkola, mi pueblo natal. Tampoco es porque tuviese mucho interés o buscase hacer una película sobre el boxeo. No, me interesaba mucho más Olli, como persona privada, que Olli como boxeador de éxito. Entonces, cuando empecé a documentarme, investigar sobre él, descubrí que me era muy fácil identificarme con él y con su manera de pensar. Yo creo que eso es muy importante para un director cuando decide hacer una película sobre alguien. Es lo que yo fui descubriendo con Olli.

¿Quéreacciones provocóla noticia de llevar su historia a la gran pantalla?

Más que con Olli, que padece alzheimer bastante avanzado, fue con Raija, su mujer, con la que estuvimos más cercanos en ese sentido. Ella estaba realmente sorprendida de que alguien quisiera contar su historia de amor, porque a ella le parecía que no había nada especial ahí dentro. Pero cuando poco a poco nos fuimos conociendo, fuimos forjando esa confianza tan necesaria. La verdad es que se han prestado mucho y ha sido una colaboración perfecta. Otra cosa que puedo decir es que les ha gustado mucho cómo ha quedado la película, sobre todo el final.

¿Cómo fue el proceso de casting?

Hay que decir que Jarkko Lahti es un amigo de toda la vida, desde la infancia. Él es del mismo pueblo que yo y también era fan de Olli. Otra cosa importante es que es lo bastante bajo como para encajar en el personaje, y también dentro de la clase de peso que necesitaba, entonces era la primera persona en la que pensé cuando surgió la idea. Entonces yo se lo conté en el 2011. Él, aunque nadie sabía si la película podría llevarse a cabo, empezó a prepararse. Cada primavera me preguntaba, Bueno, ¿cuándo vamos a empezar a rodar? Y así durante cinco años. Durante ese tiempo él estuvo preparándose, entrenándose. E incluso peleó en combates de boxeo, dos, que perdió. Entonces, cuando fuimos a rodar, él era la opción clara. Y como director, creo que uno de los retos más grandes que he tenido con él era hacerle sonreír, porque él es mucho más serio en la vida real y crear esos momentos de ternura era más difícil. Y es que Olli es mucho más tierno y sonriente que Jarkko.

Una de las cosas que más me ha gustado, es su estilo. El cómo estárodada, con esa agresividad y suciedad. Con la cámara siempre en movimiento, sumergiéndonos de lleno en la narración. ¿Quéte lleva a rodarla así?

En cuanto al movimiento de cámara, es un estilo que he ido desarrollando a lo largo de los años con el mismo director de fotografía que tengo desde el año 2008, con el que he hecho cortos, mediometrajes… Él también es director de documentales pero lo que más me gusta, no es tanto el cómo encuadra o ilumina sino el cómo mira. Cómo mira a los actores, esa manera tan cálida que tiene de mirarlos y que permite dar libertad al movimiento para conseguir la coreografía perfecta.

¿Cuál fue la secuencia más difícil de rodar para ti?

Lo más difícil, sin lugar a dudas, fue la secuencia de la gran pelea. Tenía que ser de noche (al final necesitamos dos noches), tenía que ser muy oscuro, teníamos que utilizar muchos extras, hacía mucho frío… No queríamos utilizar técnicas digitales para copiar extras, queríamos construir la ilusión de un público muy grande, de un estadio muy lleno, con los extras que teníamos. Eso por una parte. Y luego tuvimos que hacer un gran esfuerzo de diseño de sonido. Había que buscar en los archivos de la radio, de partidos de fútbol del equipo nacional finlandés, porque ahí sí que encontramos la clase de sonidos que necesitábamos para crear esa atmósfera.

¿Quésimilitudes encuentras entre el mundo del boxeo y el mundo del cine?

Para empezar, se necesita mucho dinero en ambos mundos y, luego, tienes que conseguir ese dinero. Y para conseguirlo tienes que darle la mano a mucha gente, tienes que decirles que tienes una cosa fabulosa, que va a salir fantásticamente bien, aunque tengas muchas dudas. Tienes que convencerles para que te den ese dinero… Y luego, al final, si te dan el dinero, ya estás tú solo en el ring. Asalto, tras asalto, con grandes posibilidades de que te peguen y de que salga muy mal. En ese sentido, díganos que los mundos del cine y del boxeo tienen el mismo peso psicológico.

Paco Ruiz.

Enviado por: Alain Garrido el 06/02/2017